27 jul. 2010

El retrato del sueño

Cuando algo no tiene remedio, no se puede cambiar, déjalo llevar, por mucho que te duela no estires su forma, sé un guerrero, tú único auxilio, ¿te parece poco?. El hombre siempre ha buscado repuestas fuera de el mismo, como si no formase parte de sus decisiones, es cómo si el puzle de la vida no hubiese que montarlo, mejor comprarlo hecho, “Leemos mal el mundo, y después decimos que nos engaña. Rabindranath Tagore”, ese es el problema.

 ¿Donde reside la fuente?. Cuando piensas que eres afortunado por tener conciencia, crees discernir la ubicación que ocupas en este universo de los objetos, o si eres un simple huevo en esta cosmogonía de errores, o un virtual reflejo de la luz de una estrella moribunda.

 Abarcar con el remedio más intrínseco lo que debería llevar una simple mirada, estar despierto en su totalidad es ser libres, la intuición apaga, somos como los sueños, no son nuestros, el hombre apagado retorna de sus pasos creyéndose su historia, y mientras el puzle está armado, colores que embargan nuestra presencia hasta hacerla opaca, no somos nada así de perdidos, sé un guerrero.

 Atarte al palo mayor y no sucumbir al canto de las sirenas, o bajar al hades, al mismísimo infierno, ¿acaso no eres un retrato del sueño?. Prefiero las columnas de Sansón, derruye el templo que esclaviza tu fuerza, sé un guerrero

No hay comentarios: