23 ene. 2011


El Mercado Central de Santiago de Chile es el mercado central de Santiago de Chile, que ocupa una obra arquitectónica de fierro fundido. Fue inaugurado en 1872, durante la presidencia de Federico Errázuriz Zañartu.

La estructura de fierro fue fundida en Glasgow, Escocia. En 1868, se comenzó la construcción a cargo del arquitecto chileno Fermín Vivaceta. Manuel Aldunate realizó el diseño de la estructura de albañilería.

Hoy en día es un lugar reconocido por su exquisita gastronomía, dónde se ha sabido conservar recetas criollas ancestrales, formando parte del Patrimonio Nacional. Monumento Histórico, visitado por los turistas, tanto extranjeros como nacionales.

El Mercado Central de Santiago de Chile es el espacio con mayor concentración de locales gastronómicos que comercializan platos típicos de la región. En sus instalaciones se pueden disfrutar variados platos, provenientes de la zona marítima, de ríos, o de las manos de los mejores cocineros de la Región Metropolitana.

Gracias a la trascendencia histórica que posee el Mercado Central de Santiago de Chile, a lo largo de la semana se alternan importantes espectáculos que captan la atención de una gran cantidad de turistas instalados en el casco urbano.

En los comercios que se emplazan en el interior del Mercado Central de Santiago de Chile se puede degustar una exquisita combinación de preparaciones muy comunes en los barrios de la capital y en sectores emblemáticos del interior del país.

Entre los platos más deliciosos se destacan las comidas típicas, los mariscos y algunas preparaciones de nivel internacional. Usted puede sentarse a disfrutar de un almuerzo único y visitar los centros de artesanías que también se encuentran en el interior del recinto.

El edificio que ocupa el Mercado Central de Santiago de Chile presenta una estructura de fierro fundido en Glasgow, Escocia. A fines de la década de 1860, Fermín Vivaceta comenzó a dirigir las obras necesarias para plasmar el proyecto inicial. Finalmente, el Mercado Central de Santiago de Chile abrió sus puertas en 1872, período en el que Federico Errázuriz Zañartu era el Presidente de la Nación.

Si bien los cimientos metálicos se produjeron en Gran Bretaña, la estructura del edificio fue montada íntegramente en Santiago de Chile. En la actualidad, el Mercado Central es un sitio distinguido gracias a la gastronomía de primer nivel que se ofrece en cada uno de los comercios que lo componen. Allí se han podido mantener las recetas criollas de los ancestros, las cuales integran el Patrimonio Nacional.

La importancia del Mercado Central de Santiago de Chile radica en que forma parte de la vida misma de la ciudad.

Como todos lo emprendimientos similares, el Mercado Central de Santiago de Chile ofrece en sus instalaciones los servicios de una gran cantidad de comercios discriminados de acuerdo al rubro.

De este modo, el complejo es una alternativa a las grandes cadenas de supermercados que representan numerosos capitales transnacionales. En este caso, el Mercado Central de Santiago de Chile simboliza capitales nacionales y ofrece productos de mejor calidad que los que se retiran de las góndolas de los hipermercados más famosos.

Además, los propietarios de los locales cuentan con años de experiencia en su rubro. Incluso, hay comercios que existen desde hace más de 70 años. La administración de éstos ha pasado por varias generaciones. De esta manera, vemos cómo el Mercado Central de Santiago de Chile otorga una gran cantidad de ventajas en cuanto a la calidad de sus productos y a la atención personalizada de los dueños de los comercios.

Entre los rubros presentes en el Mercado Central de Santiago de Chile se destacan: marisquería, frutería, yerbería, pescadería, restaurante, carnicería, botillería, centro de llamada, fiambrería, venta de empanadas, farmacia y quesería. Los turistas que se hospedan en la ciudad pueden concurrir durante toda la semana a degustar las exquisiteces que ofrecen todos los locales que se emplazan en el interior del Mercado Central de Santiago de Chile.

No hay comentarios: