2 feb. 2011

No metas la mano

Llevo subiendo al metro y a la micro (autobús en España) desde que vine a Chile hace ya 13 meses, y he visto como sucesivamente se ha ido incrementando el precio de estos dos tipos de transporte, siempre que ha ocurrido un alza de precios la excusa principal por parte desde el ministerio de transporte, ha sido el abuso que algunos chilenos vienen cometiendo sin razón y sensibilidad a subir sin pagar a la micro, produciendo un déficit de recaudación en este tipo de locomoción.

Al principio ante mi desconocimiento de la idiosincrasia de la picaresca del chileno, no entendía como aquí se podía subir sin pagar a este tipo de transporte, algo impensable en mi país, pero aún así me resistía a creer que ese fuese el motivo principal de su deficitaria gestión económica.
Podría parecer un pretexto absurdo, pensaba, porque yo sí pagaba, y veía como la gran mayoría lo hacía, es verdad que son jóvenes de edad comprendidos entre 15 a 26 años quienes más obviaban pasar la tarjeta por el detector de la tarjeta BIP - GPS al subir a la micro, pero no eran tantos, sobre todo la mayoría del chileno, suele cargar su tarjeta antes de subir, y siempre carga más saldo por el viaje que vaya a realizar.

Imagino la cantidad de miles millones de pesos en saldo no consumido, te obligan como mínimo a cargar 1000 pesos, aunque el viaje donde vayas cueste una cuarta parte de lo que cargues, eso quiere decir que sigue habiendo un remanente de dinero en cuenta de esta empresa, que ha sido prestado para otra ocasión, y que al mismo tiempo les puede servir como adelanto de algo que todavía no ha sido utilizado como dije.

Hasta crearon comerciales (anuncios publicitarios) sobre la inmoralidad de quién no paga, haciendo responsables de la subida del transantiago a estos evasores de sus obligaciones, esto permitió seguir subiendo la tarifa los primeros meses desde la llegada al Palacio de la Moneda del presidente Piñera.

Una vez más, conforme iban pasando los meses me di cuenta que era una mala excusa la subida tan desproporcionada, llegando a una igualdad de precios o mayor a ciudades como Tokio, Madrid, o cualquier ciudad importante del planeta, si no, que se lo digan al chileno que vive en esos países, hay que recordar la desproporcionalidad de salarios que existen en esos países con Chile, y eso lo hace aún más insalvable decir que la culpa de todo la tiene el chileno, cuando el Transantiago no tiene más competencia que ella misma.

Lo mismo ocurre con el metro, decir que entran sin pagar no es cierto, no he visto un metro más seguro en el mundo que el de Santiago de Chile, tanta seguridad en cada una de sus estaciones, podría decir que es el lugar donde cualquier ciudadano podría caminar por sus túneles seguro de verdad.

Desde que empezó el transantiago hace casi 4 años, recordando una gestión horrible en ese proyecto por parte de quién entonces era su presidente Lagos, el santiaguino se vio obligado a esperar a veces 1 hora en los inicios, yo por mi propia experiencia hace 10 días, me tocó hacerlo una media hora, horrible la verdad. 


Esto ha hecho que el metro se masifique triplicándose de pasajeros desde la llegada del transantiago, casi sin poder subir muchas veces al vagón de tanta gente, ¿es deficitario el metro? Por supuesto que no lo es ¿Entonces por qué lo suben al mismo tiempo?  Para mi es el negocio más rentable de esta ciudad, no tienen excusas, ni tampoco competencia como dije, suban ustedes los salarios, nadie les cree ya.

No hay comentarios: