1 mar. 2011

El beso de guanaco y la voz amordazada.

Hace quince días paseaba por una calle central de Santiago y me encontré una manifestación protestando por el alza de los precios de los transportes, iban en la misma dirección que yo, y no se si por inercia o por el contagio caminé hacia donde ellos, debo admitir que lo hacían de una forma correcta, en ningún momento se salieron de recorrido marcado, es más, hubiese querido que esa disciplina en reclamar los injusto de los precios, hubiese sido más dura, y me preguntaba si de esta forma iban a conseguir algo positivo.

Durante todo el trayecto les rodeaban policías con cámaras y los antidisturbios estaban preparados por lo que pudiese ocurrir. Cuando llegaron a la artería principal de Santiago se suponía que debía acabar la concentración, pero la gente tenía que cruzar la calle y emular una pequeña protesta de cantos y enseñando a todo el mundo las pancartas que denunciaba el motivo por el que se manifestaban.

A continuación lo que vi, me dejó perplejo, la policía arremetió contra ellos como si estuviese en una escena de los años setenta, de los mejores tiempos del dictador, pegando golpes y tirando agua a presión a quién estuviese por allí ¿recuerdan el planeta de los simios?, se llevaron preso a cualquiera que pasase en ese momento, la mayoría de aquellos jóvenes sintieron el beso del guanaco, los llevaron a sus autobuses blindados ni se sabe donde y  a qué lugar.

Les aseguro que no estaban haciendo nada grave como para justificar la dureza de la policía, me sentí indignado por lo que estaba viendo, y sinceramente no daba crédito a alguna justificación que pudiese encontrar en aquel trato.

Esto ocurrió como dije hace unos quince días, pero cuando ya creía que no me iba a encontrar de nuevo algo parecido a esto, mira por donde me volvió a pasar, el día parecía calcado a aquel viernes, ahora la protesta era por la construcción de la centrar térmica de carbón para producir energía eléctrica, incumpliendo sus promesas electorales, aquí, si que les dieron duro, incluso se llevaron gente que paseaban en ese momento por la plaza.

Conclusión, esto no tiene ninguna justificación, el chileno ha estado muchos años sin apenas dejarse oír, y por más que se manifieste pacíficamente terminan golpeándole en sus huesos con una porra, para a continuación maltratarlo con una manguera a presión que contiene químicos, todo para acallar su voz, y señores no se pierdan el por qué de su protesta, piden precios justos.

Ya dije que un país neoliberal, donde los puestos ejecutivos del estado son de los mismos tecnócratas, los que han hecho a su medida las leyes para tener al chileno esclavizado con una renta muy por debajo a cualquier país avanzado, y todo para que se endeude y sacarle hasta la última gota de sudor y de esfuerzo, cobrando sueldos millonarios a costa de mentir a su pueblo.

Cuando hice este blog, nunca pensé en escribir estas cosas, era más bien un blog familiar, con fotos de Chile y nuestras, para que mi familia de España pudiese verlas, fue una idea fantástica pensé, así estaría más comunicado con mi país, Pero después de vivir el terremoto del año 2010, un cambio se produjo en mi, lo que nunca antes había experimentado en España durante casi una vida.

Me sentí solidario, sentí rabia, al principio no comprendía nada de lo que estaba ocurriendo, ni siquiera sabía subir a una linea de autobus, porque la razón era, que habían miles de ellas, y no conocía siquiera donde estaba el norte o el sur de esta ciudad. No entiendo como ha podido pasar, pero al inclinarme por lo humano, por no admitir las injusticias que he ido viviendo, he terminado denunciando cada una de ellas en este blog, y me faltaría una buena lista de algunas más.

No se, si algo de esto servirá la pena, pero mi voz no está en silencio ni amordazada, me siento un hombre libre por dentro y por fuera, quizas se deba aquella noche mortal del terremoto, donde la gente caminaba desnuda por las calles ofreciendo su ayuda de casa casa. ¿que sentí ante aquello? que mi vida ya no era la misma, ni yo el mismo hombre.

No hay comentarios: