4 ago. 2011

Las barricadas

Salí a comprar pan y sentí debía hacer algo, pero no tenía ninguna cacerola en la mano , sentí un impulso de libertad que me transmitían esa gente, luchar por la libertad de un pueblo oprimido, del derecho de sus gentes a ser respetado, a ser queridos por sus tutores, a no solo participar en unas elecciones cada cuatro años, si no a llevar mi impulso de rabia por ellos, también quieren un Chile mejor, más humano, más justo, donde a nadie quieren quitar nada, pero que tampoco les priven de su derecho de vivir dignamente. Chile es un país con un inmenso recurso, que se lo reparten solo unos pocos.

No hay comentarios: