25 ene. 2014

Cuando no eres nada

La tristeza  no existe, la pena tampoco, el hombre es débil y se tilda de efímeras formas, en su miseria se esconde en un falso verso, mientras los vientos empujan las hojas al olvido. Cuando no eres nada, no representas nada eres más libre que la inocencia de un niño, porque nadie te reclama ni te subyuga, aunque no te das cuenta, no percibes, y sucumbes en el sueño, en el letargo de la inconsciencia, somos humanos y débiles y con ello nos arrastramos a ser rebaño, al miedo, a la soledad que más que encarcelarnos nos haría libres. No creo en nada venido de hombre, porque todos ellos son ejércitos de hambrientos de otros hombres, depredadores sin escrúpulos que mueren por arrebatarte la sonrisa, por quedarse con tu vida, herirte hasta el último hálito, por eso hoy más que nunca tu historia personal deja de tener sentido, que nadie escarbe en ella, que no sepan si existes o te alimentas, ese es tu verdadero camino,


No hay comentarios: