10 feb. 2011

Empresalandia.

El ex presidente del Gobierno español, Felipe González, ha criticado firmemente la política económica europea, comparándola con la de América Latina, que según él, "por primera vez va mejor que la europea". Fuente RT

Al margen de tener razón en muchos de los puntos referentes a la disparidad de criterios que la zona euro tiene en sus políticas comunes, eso conlleve una multitud de incoherencias hacia direcciones distintas, cuando deberíamos tener la misma forma de proceder como cualquier otro país, haciendonos vulnerables ante una solución real de superación de la crisis que nos encontramos.

Digo todo esto, porque los países iberoamericanos, y me remito a la comparación que hace del crecimiento económico, y en base a ello tilda a Europa, como que tiene mucho que aprender de ellos, y que por primera vez estos países están creciendo más.

En primer lugar permítame recordarle, que lo que usted vino diciendo sobre aquello del estado del bienestar, creo recordar por los años 80, en estos países no existe, hay tres conceptos claros sobre lo que debería ser un país avanzado, desarrollado, el crecimiento en estos países no se refleja en la economía real de las personas que residen en ellos, EDUCACIÓN, SANIDAD, Y REPARTICIÓN DE ESE CRECIMIENTO QUE USTED NOMBRA, por ejemplo en los países que usted habla, las universidades son tan caras o más que en Francia y España.

La política sanitaria está a años luz de la española, la infractuctura en carreteras, transporte ferroviario, aeropuertos, y lo que es más importante, el beneficio de las empresas señor ex presidente, la repartición de ese beneficio no tiene parangón con ningún país de los que usted está acostumbrado, le voy a poner un ejemplo, salario base contra precio al consumo, hay un mundo entre esas dos vertientes.

Cuando diga que están creciendo esos países, diga usted, los empresarios están ganando beneficios multimillonarios, a costa de pagar sueldos que ni siquiera les sirve al ciudadano para vivir sin endeudarse, con lo que aquí entras por obligación en la cadena del crédito, pero, claro, ese es el negocio, intereses por comprar un simple televisor que superan el 60 %, mire.

Cuando hablemos de crecimiento, digamos que cuando eso ocurra, se referirá usted a empresalandia en estos países, que parecen tener la permisibilidad de las leyes, porque al fin y al cabo, quienes gobiernan aquí son unos auténticos tecnócratas multimillonarios, que no desean crear una universidad para todos, y gratuita o asequible al sueldo, o una sanidad pública como la española, o que todos tengan derecho como sus hijos a acudir a un médico, sin que tenga que pagarlo, o al mínimo que no los arruine económicamente por hacerlo.

No desean como le dije, porque ellos mismos son los dueños de esos negocios, ¿acaso cree usted que iban a crear leyes para hacerse la competencia ellos mismos?.

El estado del bienestar aquí no existe, no es comparable a ningún país de Europa, por eso, porque todo el mundo tiene derecho a que no se les explote, a que sus salarios les permita vivir dignamente,  por cierto ¿de qué crecimiento hablaba usted? si aquí los pobres no los escucha nadie, Europa no les presta atención, defienda el derecho a crecer humanamente de ellos, y no a tildar de lo bien que lo están haciendo quienes les explotan.

Cuando no hay repartición de la riqueza en la producción de un país, cuando el ciudadano cada 15 días le suben los transportes, cuando la verdura que compras está tan cara como usted la compra en cualquier mercado de Europa, digo que cuando esto ocurre, el iberoamericano no nota en su economía real todo esos cambios de crecimiento. Usted está hablando de empresalandia como le dije.

Diga usted la verdad y será más justo. ¿o acaso les defiende? Vuelve a equivocarse.

No hay comentarios: